REAFIRMANTE

REAFIRMANTE

El envejecimiento es un proceso natural que frecuentemente se traduce en piel flácida, arrugas faciales, músculos debilitados y cúmulos de grasa. La disminución de estos efectos contribuye a mejorar significativamente nuestra apariencia, permitiéndonos lucir una apariencia más joven y saludable.

Al aplicar el tratamiento, se inicia un proceso de restauración de colágeno, lo cual nos permite eliminar o suavizar las líneas de expresión superficiales, así como reafirmar el tejido en cara, cuello, abdomen, pecho, brazos, piernas y glúteos.

Este tratamiento se caracteriza por inducir el calentamiento de la capa interna de la piel (dermis) sin dañar a la epidermis que es la capa exterior de la piel. Este proceso causa un efecto que provoca una reacción de regeneración, similar al proceso de curación de la piel, lo que resulta en una regeneración NATURAL de colágeno y del tejido conectivo.